MC Legal Consulting

Dar alimentos y más nada

por Edelcy Correa


Publicado en Enero 10 1, 2018



Cuando se decide ser padre o madre sabemos que esto acarrea una serie de responsabilidades, como lo es la crianza y la alimentación, de lo cual dependerá el futuro de los hijos.

Como sabemos la tendencia de hoy en día es ser padre o madre sin formar una familia, es decir lo que los psicólogos consideran como familias monoparentales, que a veces causa que la crianza de los hijos sea más difícil, porque a veces una persona le toca soportar el “todo” de la manutención de los hijos.

¿Pero qué es el “todo” para la crianza de los hijos? En ocasiones escuchamos a la mayoría de padres que no conviven con sus hijos decir: “que el único deber que tiene con ellos, es plata de alimentos y más nada”, dando a entender que para ellos, el concepto de la palabra “todo” en materia de alimentos, son las tres comidas diarias a las que tiene derecho toda persona, como si no pensaran que los hijos se visten, se educan, y tienen otras necesidades. Es por eso que en el presente escrito explicaremos qué hace parte del concepto de “alimentos” y a quién se le debe.

De acuerdo el Código de Infancia y Adolescencia se entiende por alimentos “todo lo que es indispensable para el sustento, habitación, vestido asistencia médica, recreación, educación o instrucción y, en general, todo lo necesario para el desarrollo integral de los niños, las niñas y los adolescentes. Los alimentos comprenden la obligación de proporcionar a la madre los gastos de embarazo y parto”1.

Pero esto, a su vez se dividen en congruos y necesarios, de acuerdo al artículo 413 del Código Civil Colombiano, se expresa que: “los alimentos se dividen en congruos y necesarios. Congruos son los que habilitan al alimentado para subsistir modestamente de un modo correspondiente a su posición social. Necesarios los que le dan lo que basta para sustentar la vida. Los alimentos sean congruos o necesarios, comprenden la obligación de proporcionar al alimentario, menor de veintiún años, la enseñanza primaria y la de alguna profesión u oficio” 2.

Como vemos los alimentos son una serie de obligaciones que no corresponden solamente a los que muchos ven como canasta familiar, sino que también equivalen a educación, recreación y lo que sea necesario para el desarrollo del niño, niña o adolescente, y le permita un mejor desenvolvimiento en la sociedad.

Pero, ¿a quién le debemos alimentos? Es muy común encontrar que los padres son los que le deben alimentos a los hijos, pero llega un momento en la vida en que también los hijos le deben alimentos a los padres, ya que los hijos se han educado, han obtenido un trabajo, los padres tienen la expectativa de que sus hijos los apoyen económicamente cuando han llegado a la tercera edad y no cuentan con el capital suficiente para valerse por sí mismos. Por eso, la legislación colombiana ha enmarcado esta conducta de que el no pago de una cuota alimentaria a favor de hijos (que quizás puede pasar con los padres) tendrá como sanción la pena privativa de la libertad.

Téngase en cuenta, que los alimentos se deben desde que la madre está en etapa de gestación, porque la criatura que está en su vientre, es una vida en formación y tiene una expectativa de adquirir unos derechos al nacer, entre los cuales están los de alimentos y salud.

Ahora bien, el desarrollo de un menor depende también de la forma de crianza, es decir, enseñarle el respeto hacia los demás y buenas costumbres; principios anteriores que se están perdiendo por falta de atención y cariño, porque “a los hijos nada más se les debe alimentos”, de resto que la sociedad ayude.

En conclusión, el núcleo familiar en el que nacemos y la forma cómo nos crían incide en la forma de comportarnos en sociedad, por eso los invito a que reflexionemos un poco al tomar la decisión de ser padres, es necesario tener la madurez para afrontar esta etapa de la vida, que esta generación de jóvenes de ahora considera un juego.

Referencias:
1 Ley 1098 de 2006, artículo 24.
2 Código Civil, artículo 413.