MC Legal Consulting

El fenómeno del derecho internacional: ¿Podríamos considerarlo como derecho?

por Montserrat Magre


Publicado en Enero 18, 2018



El Derecho Internacional ha surgido como un fenómeno jurídico en respuesta a la expansión de las relaciones entre Estados, comunidades, comerciantes, entre otros. Éste es a su vez, una rama del derecho que ha sido sometida a una constante evolución, la cual se ha hecho más que evidente a partir de las dos guerras mundiales, de la creación de la Sociedad de Naciones en 1919, y del nacimiento de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en 1945 1.

El pasado siglo XX ha sido testigo de las incesantes violaciones a Derechos Humanos a través de numerosas guerras que aun hoy persisten, es por ello que el Derecho Internacional, en este caso el de los Derechos Humanos ha sido la respuesta para atender las circunstancias que atacan los derechos inherentes de cualquier ser humano. El Derecho Internacional ha sido también, objeto de estudio para políticos, abogados, intelectuales que se dedican a la materia, y a una pregunta que surge de esta disciplina: ¿Se puede considerar realmente al Derecho Internacional como derecho?

El Derecho Internacional, como se dijo anteriormente, nace de la necesidad de regular las relaciones por fuera de las fronteras. Es por esto que “se afirma que el Derecho Internacional, es un sistema legal cuya función principal consiste en regular las relaciones entre los distintos Estados y entre estos y otros miembros de la Comunidad internacional” (Bossa, 2004)2 . Se debate entonces, si el Derecho Internacional tiene realmente una relevancia jurídica a nivel de la política internacional, porque no son pocos los que se preguntan si siendo un derecho que se le considera débil ante los actores internacionales, los cuales parece que pueden bien obedecer o no lo que les impone el Derecho Internacional, observamos entonces un sistema de normas que regulan las relaciones entre Estados y organismos internacionales, pero que carece de un mecanismo coercitivo eficiente para hacer cumplir sus disposiciones.

Para concluir, ante la ausencia de un gobierno global que dispusiera de un sistema unificado de normas, deberían los Estados pensar en la posibilidad de considerar, aceptar y aplicar el Derecho Internacional como norma legislativa, convertirse en actores del cambio y de la evolución, donde este cuerpo de disposiciones legales tuviera la importancia del rango que se les ha pretendido otorgar desde el siglo pasado.

Referencias:
1 http://alerce.pntic.mec.es/pong0000/20-sdn.htm
2Bossa, J. P. (2004). Derecho Internacional Público (pág. 11). Bogotá: Editorial Leyer.